< Home
/ Actualidad

BUSCAR

SANU AFRICA, es la ópera primera de Alboury Dabo, como coreográfo y creador de un ballet africano.

ALBOURY DABO

 

  Con todo el elenco y él mismo, residente en la Comunidad de Madrid, aparte de todas las consideraciones artísticas - el ballet habla por sí solo -, es necesario destacar la labor integradora de Alboury, quien en Sanu África consigue renuir en escena a músicos y bailerines de las cinco etnias más representativas de Senegal: mandinga, toucouleur, wolof, serer y bambara. Además, coloca a Lavapiés como punto de referencia del ballet africano en Europa. Nunca antes un puñado de emigrantes, sin más medios que los propios, había conseguido producir una obra de la trascendencia de SANU AFRICA.

Sanu África, el tesoro de Africa, cuenta los amores de dos jóvenes que deben afrontar numerosos avatares en su búsqueada de la felicidad.

Tras una introducción con la kora y su cante, el sabar - tambor wolof por excelencia - nos acerca al mbalax en el que las mujeres y hombres despliegan saltos increíbles. Luego el djembé, el tambor africano más popular, nos lleva a coreografías donde Alboury y sus amigos no se pueden sustraer a guiños con la break dance.

Para celebrar el final feliz de los esponsales, asistimos al despligue de los assiko, el menos conocido de los tambores del Africa Occidental.

16 artistas en escena en un despligue artístico sin precendentes de la immigración senegalesa. Sanu Africa mantiene hipnotizado al espectador durante los 90 minutos de duración del ballet: con los duelos percusivos de los djembes, la belleza del canto, el cristalino sonido de la kora, los desafíos de los bailerines y bailerinas, y las coreografías que Alboury Dabo ha llevado en su corazón durante los últimos años, en el barrio mestizo de la capital, mientras iniciaba a tantos y tantos jóvenes en los secretos de las danzas del Senegal.

Para más información, photos, videos mira www.virb.com/sanuafrica