< Home
/ Actualidad

BUSCAR

Saharahuis enloquecen al público europeo.

 

 
ARCHIVO HISTÓRICO DE N0TICIAS:

1998 ha sido un año en el que la música saharaui ha irrumpido en tromba en Nubenegra. Ahora, tras los numerosos avatares, compartidos durante la grabación en los campamentos del Sáhara (enero 98), festival en Smara (abril 98), lanzamiento de la caja Saharauis, edición española (junio 98) y alemana e inglesa (octubre 98), y gira internacional (España, Alemania y Suecia, octubre-diciembre 98) se inicia una nueva etapa fundamental en el devenir de nuestra relación.

Los frutos de todos estos trabajos en común están ahí bien patentes: Se está dando a conocer la música saharaui con un trabajo, «SAHARAUIS», que ha recibido excelentes críticas en todos los medios de comunicación: prensa, radio y televisión, tanto en España como en Europa. Destaca la portada concedida por la revista Folk Roots al artículo de seis páginas de la escritora inglesa Lucy Durán.

La edición de Intuition, con los tres discos compactos más un libreto, en inglés y alemán, de 128 páginas ha entrado directamente al número dos de las listas europeas de World Music que coordina la European Broadcasting Union (EBU).

Las presentaciones en directo de Nayim Alal, Mariem Hassan, Mahfud Aliyen, Hadhum Abeid, Mohamed Salek y sus compañeros, bajo el nombre de LEYOAD, han sorprendido gratamente al público por el nivel profesional demostrado por los músicos saharauis. La actuación en el Womex, celebrado en Estocolmo, ante los principales programadores de festivales, agencias y compañías discográficas de Europa, ha despertado un singular interés y algunos de los más importantes festivales quieren ya contar con Leyoad en su programación del 99.

A través de la música, la danza y la poesía saharaui mucha gente en Europa está empezando a conocer que existe un pueblo, que exiliado en el desierto, mantiene viva una cultura rica y diversa. Una cultura popular cuyo disfrute en sus territorios, hoy ocupados, ha prohibido el invasor.

La salida al exterior de Leyoad abre perspectivas muy interesantes a cada uno de sus miembros. Es una situación nueva que les invita a reflexionar sobre el papel que juegan, o deben jugar, poetas, músicos, cantantes o bailarines en una serie de cuestiones muy importantes para la defensa de sus derechos como cultura y como pueblo.

La posibilidad de encarar el proceso de modernización de la cultura tradicional saharaui, el haul, es ahora mucho más clara, al tener acceso a una serie de recursos hasta ahora impensables.

La existencia de varias generaciones de músicos -la más joven sólo conoce el exilio- da pie a una diversificación que enriquece, con los distintos planteamientos y perspectivas, la cultura saharaui. Una serie de músicos españoles y de otros países se han sentido atraidos-inspirados por la música saharaui y sin duda ninguna de esta atracción surgirá algún tipo de trabajo en común.