< Home
/ Actualidad

BUSCAR

Mariem Hassan estuvo presente en la undécima edición del festival WOMEX que se celebró del miércoles 26 de octubre de 2005 al domingo 30.

 

  Queridos amigos, de cuantas veces Nubenegra ha presentado artistas a WOMEX ésta ha sido, sin duda, la actuación que ha tenido una mayor y más inmediata repercusión.

En la primera noche de la feria más importante dedicada a las Músicas del Mundo, Mariem Hassan dio un concierto fabuloso. Intenso, variado, emotivo y alegre. Tal y como es DESEOS, el disco que allí se presentaba.

Empezó con un mawal –introducción a capella- que planteó los derroteros por los que iba a discurrir la velada. Enseguida Magat miltkina dulaa y Mariem moviéndose con decisión entre los músicos, animándolos y provocando en ellos la complicidad necesaria para que todo funcionase al unísono. Jamás nos ha esclavizado otro estado ni hemos vivido bajo su protección, decía. Y ya, el blues, La tumchu anni, y Mariem deshaciéndose en un lamento amoroso: no me abandones.

El concierto siguió por sí solo. El baile de Vadija encandiló a todos. Mariem la jaleaba: Precioso es su sonreir; su sonreir es música. Mirarla es mi deseo y su desgracia es nuestra desgracia. Y tras Sbar –paciencia- llegó La intifada, su canción talismán. En el mawal la voz de Mariem sonó majestuosa, en toda su plenitud. Es una arenga llamando a la insurrección.

Al entrar el ritmo la tensión acumulada se desborda y todos empiezan a moverse liberados de la carga emotiva. Como si naturalmente estuvieran listos para incorporarse a la revuelta que la canción describe.

Al final, en primera fila, varias mujeres bailan desenfadadas festejando el momento. Mariem está contenta, su cara la delata. La respuesta del público es extraordinaria. Abundan las sonrisas y también alguna que otra lágrima. El paso está dado. El reencuentro con la escena internacional, tras siete meses de ausencia, es todo un éxito.

Antes del concierto la BBC le hizo una entrevista en la que se abordaron tanto cuestiones profesionales como las inevitables de carácter político, buscando su opinión sobre la última hora en el Sáhara.

Tras la actuación, en los camerinos, un periodista californiano de la National Public Radio, grabó durante una media hora otra entrevista. Estaba tan impresionado por Mariem y conocía tan poco del Sáhara Occidental, que no paraba de preguntar y preguntar.

Al día siguiente, los cien discos de promoción que llevábamos, volaron. Se nos preguntó por ella de Polonia, de Francia, de Inglaterra, de Canadá, de Japón, de México, de Alemania, de Bélgica y los Países Bajos. Un agente de los Estados Unidos, que conocía sus discos pero que la veía en directo por primera vez, quería cerrar una gira para el próximo verano.

Mariem estaba un poco asustada por tanto revuelo. Manuel, por favor, este año España. Vamos en coche; ya sabes que no me gustan los aviones. Como mucho, vuelos de una o dos horas máximo. Y es que, en diciembre, el 2 toca en Utrech y el 3 en Amsterdam.