< Home
/ Artistas

BUSCAR



Fernando Jorge Da Silva, Bidinte, es uno de los miembros destacados de esa nueva generación de músicos africanos afincados en Madrid.

Nació en Bolama, antigua capital de Guinea Bissau hasta 1941.

Aunque en su familia no había antecedentes musicales -a excepción de su tío Vicente da Silva, que cantaba en todos los rituales y ceremonias mandyacos- Bidinte tenía decidido dedicarse a la música desde muy pequeño. Desde que un día, a los once años, en el correteo por las calles y casas abandonadas de los portugueses, encontró una mandolina. Con ella comenzó a tocar con los amigos y aprendió de oído la música popular, en concreto el gumbé, un ritmo antiguo que ahora está siendo recuperado por la juventud. Su interés por la música nunca fue aceptado por su familia, llegó hasta el punto de romperle la mandolina diciéndole "En este casa no quiero ver nada que suene". Bidinte, entonces, tuvo que convertirse al catolicismo para poder tocar la guitarra con el cura.

Cuando debía comenzar a estudiar el bachillerato, la familia se trasladó a Bissau, la capital, y se instalaron en Ajuda (antiguo Cuburnel). Curiosamente, guiños del destino, era el barrio de los músicos. Con ellos se reunía habitualmente Bidinte, y con su amigo Mayo Cooperante, componiendo la música para las letras previamente elaboradas por éste. Llegó incluso a grabar tres temas para la radio, pero cuando su padre lo descubrió, le echó de casa.

Lejos de arrendarse ante la oposición familiar, Bidinte continuó en su intento por abrirse camino en el mundo de la música, a la que se consagra desde 1978, fecha en la que participó en el "Festival de jóvenes de La Habana". Diez años más tarde viajó a Lisboa con el grupo Docolma -liderado por Justino Delgado- con quienes grabó tres discos.

En 1992, invitado para dar algunos conciertos, llegó a Madrid, donde comenzó a interesarse por el flamenco desde que alguien le regalara un disco de Camarón.

En la vida y el ambiente de esta ciudad, Bidinte encuentra la inspiración que no encontraba en Portugal, y decide quedarse. En España colabora con otros artistas como percusionista, compositor ( Rasha canta una de sus canciones N´Na dau um beijo en La sal de la vida, ( Nubenegra ), y cantante (Flamenco lo serás tú de Tino di Geraldo, Nuevos Medios ).

Gracias a su enorme talento y creatividad -ensalzada por el propio David Byrne- y a la contribución de artistas como Jorge Pardo, Rasha, Paco Cruz, Camilo Edwards, Pap N´Diaye, Edu Nascimiento y Dino del Monte, nació su primer disco: Kumura, en el que los ritmos tradicionales de Guinea Bissau se funden con influencias lusas, brasileñas, senegalesas, flamencas...

La presentación de Kumura lleva a Bidinte a una gira por Alemania y Holanda en el verano del 99: La Popkomm de Colonia, la Muffathalle de Munich, la sala Moments de Bremen...

En octubre de ese mismo año participa en el disco La Banda Negra, en el que Bidinte se une con otros artistas africanos -todos ellos afincados en Madrid- como Rasha, Wafir, los hermanos As, Mass y Pap y Seydu. Con ellos realiza una gira centroeuropea que culmina con su presentación en el Womex´99, en Berlín.

A raíz de la actuación en el Womex, Bidinte es invitado en febrero de 2000 al encuentro que la Folk Alliance celebra en Cleveland, EEUU, siendo ésta la primera vez que un músico procedente de Europa es llamado a participar en este evento.

Bidinte participó este mismo año en el segundo festival "Sáhara en el Corazón", donde convivió con los refugiados saharauis, y donde quedó profundamente impresionado ante las condiciones en la que lo niños vivían. Aquella experiencia le dio pie para componer Acampamentos, una de las canciones de Iran di fanka´s, y que denuncia la cruel situación que viven los niños de toda África.

En 2001 sale Iran di Fanka´s, su segundo trabajo discográfico, donde se ocupa de su etapa actual en la que al recuerdo permanente de su tierra se suman las circunstancias nuevas que le han tocado en suerte. Iran di fanka´s confirma las expectativas despertadas por Bidinte en Kumura. En Iran di fanka´s, la cabeza y el corazón van de la mano. Bidinte, como fino observador, reacciona a todo lo que sucede a su alrededor.

  Guinea-Bissau