Comprar M�sica/Buy Music



< Home / Catalogo >

BUSCAR



La reina del filin y el portentoso pianista, líder del grupo Irakere, se unen para ofrecernos un disco verdaderamente irrepetible. Clásicos boleros y canciones con aire de jazz, con increíbles improvisaciones tanto de la voz como del instrumento, hacen de esta grabación algo muy especial.

La voz y el piano frente a frente, sin trampa ni cartón. Sin ensayos previos, Omara y Chucho convierten cada canción en un desafío mutuo, resuelto de un modo magistral.

Si con el piano Chucho da muestras de un conocimiento universal Omara se entrega con su voz. Es la verdad desnuda lo que transmiten sus palabras.

Comprar


Desafíos is a collaboration of Omara Portuondo, the best Cuban female singer from Cayo Hueso (La Habana) with Chucho Valdés, the best pianist of the island, hailing from Quivicán.

In this conversation, the Queen of filin and Edith Piaf of the Caribbean gives real proof of her vocal legend, displayed previously on her CD Palabras.

Chucho Valdés, leader of the internationally renowned group Irakere and considered as a Cuban kind of Duke Ellington offers Omara all the essence of his modern and liberating piano, with no space limitations.

The result of this recording, which may be considered revolutionary due to the value of the combination of them both, will always be in the horizon of Cuban music. After these interpretations, all the thirteen themes on Desafíos reach another category, that of Cuban standards. In times when the voice piano modality is one of the most musically interesting paradigms and something quite habitual in the world of jazz, it was high time for Latin music to have its opera prima, for us to receive the sift of these unrepeatable Desafíos.

Buy


Con Omara desde su primer álbum Magia Negra a fines de los años 50, hubo siempre alguien con una forma distinta de decir; pero a mi juicio, nunca había tenido la oportunidad de desempeñarse a plenitud como lo logra en este trabajo. Y Chucho afortunadamente no ha sido pianista acompañante de cantantes, de manera que emprende con Omara un exquisito recorrido de encuentros musicales, de verdaderos dúos en que voz y piano son dos voces, o dos instrumentos. No hay subordinación, sino concatenación.

Van construyendo cada interpretación como debe ser, como un microdrama. Así por ejemplo Omara empieza Mi mejor canción con la misma humildad y sencillez con que lo hubiera hecho su autor José Antonio Méndez, y Chucho no va más allá de lo que hacía el propio autor con su guitarra, pero van tomando momentum, y se apoderan de la canción, y ya es Omara y Chucho.

En las muchas veces y voces que he escuchado La montaña no había podido visualizarla como una presencia física frente a mí, palpable, como puedo sentirla a través de las voces de Omara y Chucho: siento casi angustia alpinística al oírles... Danza ñáñiga con el transfondo de la homónima de Lecuona, se convierte en una obra maestra del jazz, quizás el más efectivo uso de estas voces en todo el compacto.

Cada canción y la selección es excelente- recibe de ambos lo que cada una requiere; lo mejor de la voz de Omara, la mejor técnica de piano de Chucho, pero sobre todo la mejor creatividad de ambos, su sutil sentir y su elegante decir. No es cuestión de virtuosismo sino de una mística entrega. De hacer cierta la frase de Bola de Nieve: Yo soy la canción que canto.

Cristóbal Díaz Ayala
Latin Beat

Desafíos is very much a meeting of equals. Valdés busily shuffling Afrojazz rhythms and angular harmonies under Portuondo lush vocals. This is not your typical laid-back saloon bar programming. Portuondo strikes an impassioned, not to say melodramatic, stance on Sálvame and Qué te pedí. Si te contara finds her at her most cajoling and haunting, above a backing that is far removed from the usual bolero pulse of a conventional Cuban band. Valdés’s restless arpeggios are a mixed blessing; there are fewer moments of repose for both singer and audience. But it remains a fascinating exercise in viewing old material afresh”.

Clive Davies
The Sunday Times