La cultura saharaui, el Azawan, se extiende por una extensa zona del desierto de Sahara, llamada El Bidan, o Trab El Bidan, comprende el territorio del Sáhara Occidental, Mauritania, el norte de Mali y el suroeste de Argelia.

Con el país ocupado por Marruecos y las manifestaciones culturales prohibidas, es la población saharaui en el exilio la que, no sólo conserva el haul –la música de los saharauis-, sino que lo hace evolucionar.

El haul es una música de aluvión, que se ha ido creando con influencias muy diversas: bereber, árabe, sudanesa –traída por las caravanas que cruzaban el desierto de una punta a la otra, y negra, procedente del sur.

Se rige por un sistema modal, constituido por cinco gamas, o modos, a su vez subdivididos en mayor y menor.

El encuentro y las alabanzas son los dos grandes pilares en torno a los que se configura el haul, a los que habría que aadir el que surge a partir de la invasión y el proceso revolucionario.